Liderazgo y más…

Inicio » Definiciones de liderazgo » La peligrosa utopía de la perfección en el ambiente laboral

La peligrosa utopía de la perfección en el ambiente laboral

Cuando nuestra tranquilidad y estabilidad emocional dependen de los demás, estamos condenados a vivir en frecuentes avalanchas de emociones contradictorias y extremas. El proceder ajeno está por completo fuera de nuestro control, por lo cual debemos racionalizar que lo único que en verdad podemos controlar es a nosotros mismos y nuestra actitud.

La paz de nuestro espíritu no depende del buen carácter y benevolencia de los demás. Ese carácter bueno y esa benignidad de nuestros prójimos no están sometidos en modo alguno a nuestro poder y a nuestro arbitrio. Esto sería absurdo. La tranquilidad de nuestro corazón depende de nosotros mismos. El evitar los efectos ridículos de la ira debe estar en nosotros y no supeditarlo a la manera de ser de los demás. El poder superar la cólera no ha de depender de la perfección ajena, sino de nuestra virtud (CASIANO, Instituciones, 8 )

En el ambiente laboral, como en cualquier otro ámbito, se puede buscar constantemente la perfección tratando de obtener siempre lo mejor en cada esfuerzo personal y de nuestro equipo de trabajo, mientras que cotidianamente se encuentra uno lidiando con problemas  como la burocracia, apatía de otros empleados en cualquier nivel de la organización, recursos limitados, malos tratos, ambientes negativos o hasta agresivos, inequidades, abusos, competencia, políticas, colaboradores demasiado ambiciosos o demasiado pasivos, también los hay traicioneros e hipócritas, algunos con poca capacidad, otros que no aceptan la autoridad, algunos que no escuchan, otros que hablan demasiado, etc, etc.

En todos estos casos, los colegas y empleados objeto de nuestras quejas y su consecuente dosis de frustración y desánimo, ni siquiera se enteran de lo que sucede ni de los efectos que ocasionan en nuestra persona ni en el resto de la organización. Ellos no están consientes, y aún estándolo, probablemente tampoco les importaría la opinión de los demás. Cada uno puede estar viviendo una situación aislada, que probablemente los mantenga en una zona de confort que no están dispuestos a poner bajo ningún tipo de riesgo, y que manejan de una forma que genera estabilidad a costa de otros empleados, y a veces, hasta de la organización en sí misma y su productividad. Además, en temas de salud emocional, la normalidad es precisamente la falta de ésta. Humanos al fín.

Los orígenes de un comportamiento conflictivo, antisocial o cualquier “anormalidad” en el proceder y reaccionar de ciertos sujetos, son complejos y obedecen a múltiples razones. En los casos más graves, inclusive podrían ser consecuencia de dinámicas familiares difíciles o hasta experiencias de abuso de algún tipo. Cualquiera que sea el origen, muchas de estas conductas y actitudes hacia los demás difícilmente son susceptibles de cambiarse, y en todo caso, requerirían un esfuerzo importante del individuo y meses o hasta años de terapia para mostrar signos de mejora.

Ante semejante circunstancia, hay muchas cosas que servirían para dar orden y control a la administración de responsabilidades, trabajo y resultados de la organización. Solo por mencionar algunas medidas, se puede definir la estrategia de la organización claramente, partiendo de una misión, una visión y decisiones estratégicas que busquen incrementar la comunicación y eficiencia en general, y al mismo tiempo facilitando el establecimiento de un ambiente laboral transparente, atractivo, motivador, equitativo, justo y efectivo, en donde los problemas se puedan exponer abiertamente, y en donde los grupos o personas responsables puedan facilitar la solución colectiva o individual de cada uno de ellos.

Muchas de las medidas mencionadas las han tomado ya la mayoría de las organizaciones que se precian de tener un nivel de control y administración mínimamente aceptable, las cuales han logrado distintos niveles de éxito en la productividad de sus grupos de trabajo. Sin embargo, individualmente todos enfrentamos a todas horas y en todo lugar el mayor reto, y éste es el autocontrol y conocimiento de nosotros mismos.

El conocimiento de uno mismo, la aceptación de los propios errores y el autocontrol son el primer paso para una auténtica tranquilidad y salud mental. “Quien se controla a sí mismo, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás” Confucio.

Para una salud mental/espiritual, los siguientes son los primeros objetivos que hay que cumplir:

1-      Autodominio. Manejar efectivamente las emociones y los impulsos perjudiciales.

2-      Confiabilidad. Exhibir honradez e integridad.

3-      Escrupulosidad. Responsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones.

4-      Adaptabilidad. Flexibilidad para manejar cambios y desafíos.

5-      Innovación. Estar abierto a ideas y enfoques novedosos y a nueva información.

Para concluir, quiero enfatizar que nunca va a existir un colega, jefe o subordinado perfecto, tampoco un ambiente de trabajo perfecto, ni tampoco una organización ni país perfecto, y no se debe caer en la tentación de pensar que alguna vez lo serán. La riqueza de espíritu y la calidad humana de una persona se refleja a los demás cuando es capaz de identificar las limitaciones propias, de los demás y del entorno, y sobre estas limitaciones o imperfecciones descubrir mejoras realistas y alcanzables, y además poner “manos a la obra”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blogs interesantes:

Insight – Tom Peters Company

Todo acerca de liderazgo y dirección

LESSIG Blog, v2

Todo acerca de liderazgo y dirección

Real Time Economics

Todo acerca de liderazgo y dirección

haroldchorneyeconomist

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: